Los mejores vendedores saben cómo hacer las preguntas adecuadas para realizar la venta.

Los mejores vendedores son como detectives expertos buscando las necesidades exactas de sus clientes y prospectos. Estas necesidades no están totalmente claras, por lo tanto, el detective busca pistas y une las piezas para revelar de la mejor forma lo que potencialmente le interesa al cliente (los “botones” que “accionan el gatillo”) y poder realizar la venta. El mejor método para revelar pistas y necesidades es hacer las preguntas adecuadas. A continuación, se dan algunas ideas para ayudarle a entender cómo las preguntas pueden separar a los buenos vendedores de aquellos que conforman el promedio.

Los hechos no mienten

Un libro de ventas muy famoso, que todos los grandes vendedores del mundo han leído, y cuyos conceptos muchos de ellos utilizan es SPIN Selling, del autor Neil Rackham. En este libro, Rackham discute las conductas que demuestran los vendedores de más éxito. Rackham junto con su equipo observó 35,000 interacciones de ventas en un período de 12 años y analizó por qué algunos vendedores tienen éxito mientras que otros fracasan. De esta forma descubrió que los mejores vendedores tienen una gran habilidad para hacer que embonen las necesidades que los clientes tienen de sus productos y servicios con beneficios específicos definidos por los propios clientes. Esto es mucho más fácil de decir que de hacer. Muchos vendedores dicen entender este concepto, pero solamente un pequeño porcentaje lo puede hacer funcionar. Este es el arte de hacer las preguntas adecuadas y escuchar las soluciones… sí, leyó bien, escuchar las soluciones. Son los clientes los que en gran medida aportan al desarrollo de las soluciones.

Tipos de preguntas que se deben hacer

Rackham descubrió que los vendedores que obtienen mejores resultados en ventas formulan cuatro tipos de preguntas, Situación, Problema, Implicación y Necesidad-solución, de aquí proviene el nombre de la metodología (y del libro) SPIN Selling. Este libro revela que es lo que los mejores vendedores hacen para desarrollar las necesidades de sus clientes y crear valor en el proceso de vender.

Preguntas de Situación

Todo buen vendedor comienza la entrevista de ventas evaluando el terreno, haciendo preguntas para aclarar y entender la situación actual del cliente. Por lo tanto, las preguntas de situación son esenciales, pero también hay una sorpresa. La investigación demostró que, si bien las preguntas de situación son valiosas, también se puede abusar de ellas, y esto generalmente lo hacen los vendedores inexpertos. De hecho, se demostró que una característica de las visitas de ventas sin éxito, es que contienen un número de preguntas de situación mayor que el promedio. Algunos ejemplos de preguntas de situación incluyen: ¿Cuál es su presupuesto y que plazo tiene para invertirlo?, ¿Cuántos empleados tiene su empresa?, ¿Cuánto tiempo lleva en este negocio?, aparte de usted ¿Quiénes son las personas clave para la toma de la decisión? ¿Cuáles son sus mayores desafíos? ¿Cuáles son sus metas para este año? ¿Cómo administra su nómina? etc., etc. Lo mejor que se puede hacer es, hacer preguntas de situación, pero asegúrese de que sean solamente las necesarias (no pregunte información que pueda obtener por otros medios), por último, abusar de las preguntas de situación aburre a los clientes.

Preguntas de Problema

Las preguntas de problema se utilizan para revelar dificultades o insatisfacciones que el cliente experimenta con su actual situación. Un concepto importante aquí es que el hecho de que, si el cliente admite tener un problema, no necesariamente significa que quiere resolverlo. Por ejemplo, ¿está experimentando dificultades para obtener los datos a tiempo?, ¿está satisfecho con la forma en que se manejan sus inversiones? Este tipo de preguntas las utilizan mayormente los vendedores experimentados. La razón parece ser obvia, los vendedores sin experiencia esperan “navegar” por la entrevista de ventas, son tentados a ver los problemas del cliente como una distracción o una amenaza. Mientras más experimentado se vaya haciendo, más va a desear revelar dificultades, y más se dará cuenta de que las dificultades se presentan como oportunidades para poder servir a su cliente. Este tipo de preguntas inician el desarrollo de las necesidades y del valor para el cliente.

Preguntas de Implicación

Preguntas del tipo, ¿cuántas ventas ha perdido por no contar con los inventarios completos?, o ¿cuántas oportunidades de inversión ha dejado pasar debido a la forma en que maneja su tesorería?, o ¿qué impacto tiene en sus costos de operación el hecho de no contar con todas las herramientas de mantenimiento preventivo? son preguntas acerca de los efectos, consecuencias o implicaciones de los problemas del cliente. Estas preguntas están directamente relacionadas con el éxito en la venta y son más difíciles de formular que las preguntas de situación o de problema. Sin embargo, son esenciales para hacer progresar la venta porque ayudan a que el cliente tome consciencia de las complicaciones ocultas o problemas potenciales que pueden ocurrir si no se toman las acciones para remediar el problema inmediato.

Preguntas de Necesidad de Solución

Preguntas del tipo, ¿qué beneficios tendría en su operación si pudiera tener un sistema que le asegurara inventarios completos y a tiempo en sus tiendas?, o ¿por qué es importante para usted resolver este problema?, o ¿de qué otra forma lo ayuda esta solución? están relacionadas con el éxito en las ventas complejas. Pueden ser especialmente útiles cuando se está hablando con ejecutivos de alto nivel encargados de la toma de decisiones (o aquellos que las influencian), estas preguntas aumentan la probabilidad de que su solución, si es aceptada, entregará la retribución que responde a la necesidad. Este tipo de pregunta enfoca la atención del cliente sobre la solución, no sobre el problema, y lo alienta (con su ayuda) a que hable de los beneficios que su solución proveerá para su compañía. De esta forma, las preguntas de necesidad-solución bien hechas previenen las objeciones (el cliente no se objetará a si mismo) y despertarán el convencimiento en el cliente.

En resumen, el vendedor usa Preguntas de Situación para establecer un contexto que lo lleve a formular Preguntas de Problema de forma que el cliente revele Necesidades Implícitas las que son desarrolladas usando Preguntas de Implicación las cuales hacen que el cliente sienta el problema en su real dimensión lo cual conduce a Preguntas de Necesidad-Solución para que el comprador manifieste Necesidades Explícitas permitiendo al vendedor establecer Beneficios que están fuertemente relacionados con el éxito en las ventas.
Por muy largo que parezca este último párrafo resumen, la lógica del proceso tiene que ver con el sentido común. Como Neil Rackham reconoce, el modelo SPIN no es un descubrimiento revolucionario, es simplemente “la forma en que los profesionales de ventas más exitosos venden en un buen día cuando la entrevista está yendo bien”.

No se deje engañar por el título de libro. Parece simple (simple no es lo mismo que fácil), y parece también una técnica de ventas más para anexar a la lista de técnicas que ya dominamos. Realmente no es así, la metodología SPIN Selling fue desarrollada hace poco más de veinte años y aún continúa evolucionando, ha sido probada como una de las mejores metodologías de ventas del mundo, es utilizada por las fuerzas de ventas de las mayores empresas a nivel mundial y con resultados comprobados. Esta metodología debe ser de conocimiento obligado para cualquier profesional de las ventas, en especial en estos tiempos, en donde vender se ha hecho cada vez más difícil. Use estas preguntas, escuche efectivamente a sus clientes y practique SPIN. ¡Buenas ventas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.